Qué tienen en común la alta sensibilidad, el agotamiento y la ansiedad

En este artículo quiero compartir contigo un pequeño apunte que me parece muy interesante, sobre todo si eres una persona altamente sensible: el agotamiento mantenido puede derivar en un problema de ansiedad y depresión.


Sí, ya sé que no  he descubierto América, pero quería hablarte de esto porque quizá no te hayas percatado de este pequeño detalle, y quizá estés pensando que tu ansiedad o tu bajo estado de ánimo es fruto de una debilidad en ti. 😕

Me gustaría mostrarte que hay otras posibles explicaciones, y que lo mejor de todo es que tú puedes hacer algo para ayudarte a ti mismo o a ti misma.

Hoy día la ansiedad y la depresión  son muy frecuentes en muchas personas. Desde mi punto de vista esto es algo esperable, dado que el ritmo de vida que llevamos no se adapta a nuestra naturaleza, sobretodo si eres PAS.

Es posible que en tu día a día no duermas lo suficiente, comas deprisa, trabajes muchas horas o apenas tengas algo de tiempo libre para ti. También es posible que no dediques suficiente tiempo a hacer ejercicio físico, o que en tus ratos libres estés viendo la tele o estudiando.

Sí, esto es lo que hoy se considera “normal”. Vivimos en una sociedad en la que hay una carrera de fondo por destacar, por sobresalir, por estar sobradamente preparado o actualizado. Sentimos que hay mucha competencia, que tenemos que ser los mejores y que hay que “aprovechar el tiempo”.

Si eres de los afortunados o afortunadas que no está metido en este ajo, te felicito y te agradecería que me dejaras en lo comentarios cuáles son tus mejores trucos para conseguirlo. 😉

Pero si eres de los que se sienten que la vida los está arrastrando, que sienten la presión de tener que aprovechar el tiempo, y que no puedes más, pero tienes que continuar…sigue leyendo.

Vivimos en una sociedad en la que hay una carrera de fondo por estar sobradamente preparado o actualizado, y esto va en contra de nuestra propia naturaleza Clic para tuitear

 

A este ritmo, un día el cuerpo te parará. Te hablará primero haciéndote sentir cansado, haciéndote sentir que tu vida no tiene sentido, haciéndote dudar de si realmente te gusta a lo que te estás dedicando.

¿Te suenan estos pensamientos? Seguro que sí…

Pero bueno, hay que seguir, porque si no,  no sólo no llegas, sino que te quedas atrás. Y sigues…

Pero un buen día empieza a dolerte el pecho, tu corazón late con fuerza, y empiezas a tener pensamientos de que te va a pasar algo malo. Llegas a creer incluso que vas a morirte de un infarto en cualquier momento.

Y empiezas a sentir miedo la mayor parte del día. Empiezas a estar pendiente de cómo te late el corazón, de qué es lo que sientes, de si estás mejor o peor que hace un segundo…

Vas al médico una y otra vez. Te hacen pruebas y no encuentran nada. Nada de nada. Y el médico te dice que es ansiedad. Y te manda un ansiolítico o un antidepresivo para que se te quite la ansiedad. Sí, ya tienes tu diagnóstico, ansiedad (y probablemente también depresión). 😠

Porque cuando una persona tiene constantemente la sensación de que algo malo le va a pasar, o de que se va a morir, deja de disfrutar de la vida, y se deprime. Deja de salir, porque  va a sentir angustia en cualquier momento y se puede llegar a marear y desmayar.

Entra en un círculo vicioso, de querer y no poder, y de preguntarse continuamente hasta cuando voy a estar así, y de observar cada mínima señal de su cuerpo para tratar de evitar sentir esa angustia. Y empiezas a tener miedo de tener miedo.

Y lo más probable es que se sienta débil, que no controla su vida como los demás. Y en esos momentos es verdad que no puede controlar su miedo y su angustia.

¿Y ahora qué?, te preguntarás.

Ahora es muy importante saber cómo has llegado hasta ahí.

Hay muchos caminos que te conducen a este estado, y es importante explorar cual es el que has seguido tú para llegar a este estado.  Yo hoy te voy a hablar de uno de estos senderos: el cansancio, el agotamiento.

Si eres una persona altamente sensible (PAS), es más fácil que te sientas cansado antes que otras personas porque tu cerebro procesa la información de forma más profunda y esto te conduce a que te sientas sobreestimulado o sobreestimulada.

¿Qué te está indicando tu sobreestimulación?

Sentirte sobreestimulado es una señal que te da tu cuerpo para que sepas que has llegado a tu límite, que ya estás saturado y que si continúas adelante, entrarás en estrés y en ansiedad.

Y esa ansiedad no es otra cosa que una llamada de atención que te dice “has dejado de disfrutar con lo que sea que estés haciendo y ahora necesitas parar, porque lo que antes te estaba dando placer, se convertirá en un disgusto o displacer”·

Si te saltas esta señal de forma continua y tiras para adelante, sobrepasando tus limites, acabarás completamente agotado en poco tiempo. Te habrás estado llevando más allá de tus límites de forma continuada.

Y el desgaste físico y mental que sufres como PAS es mucho mayor que el del resto de las personas. Y ojo, no tomes esto como una debilidad. Esto se debe simplemente a que tu cerebro está trabajando mucho más por unidad de tiempo que el cerebro de una persona que no es altamente sensible.

Por ponerte un ejemplo, imagínate una lavadora. En un programa de lavado de una hora, ves que  tambor de la lavadora da vueltas suaves, se para, coge agua… Y finalmente, cuando centrifuga, da vueltas intensas durante al menos 20 minutos.

Si pusieras tu lavadora a centrifugar todo el tiempo,  ¿cuánto tardaría en darle un calentón al motor? Yo no lo he hecho nunca pero me imagino que muy poco.

Pues bien, así es como funciona tu cerebro PAS, como el programa de centrifugado de una lavadora (entiéndeme 😊, me refiero a la intensidad). Esta intensidad no la puedes sostener por mucho tiempo sin sufrir por ello.

Si eres altamente sensible (PAS), tu cerebro trabaja más por unidad de tiempo si lo comparas con el cerebro no PAS Clic para tuitear

 

Pues llegados a este punto, simplemente juntando tu capacidad de procesar más profundamente la información, y derivado de ello tu facilidad para sobreestimularte, junto con tu alta emocionalidad, todo ello sostenido en el tiempo por semanas, meses o años…tienes de premio: ¡un cuadro de ansiedad!

¿Y ahora queeeé?

Como te dije antes, una de las primeras cosas a hacer es averiguar cómo has llegado a este punto y parar antes de que la ansiedad te agote por completo y caigas en depresión. Y luego  empezar la aventura de conocerte, de buscar dónde están tus límites, de aprender a detectar qué necesitas en cada momento, cómo te sientes en cada circunstancia, como persigues tus objetivos y a qué precio…

En definitiva, ahora que tu luz roja de la ansiedad se ha encendido, es el momento de atenderte.  La solución no va sólo de suprimir el síntoma con un fármaco y seguir para adelante.

La solución para evitar la ansiedad tiene más que ver con hacer una buena gestión de tu vida, de tus emociones, de tus objetivos y de las formas en que pretendes alcanzar estos objetivos Clic para tuitear

 

Ya sé que esto es muy general y que no te estoy dando una clave concreta que aplicar. Pero te estoy mostrando un mapa, y te aseguro que tu camino sobre ese mapa es ÚNICO. Aquí es donde yo te animaría a tomar la determinación de recorrer tu propio camino y llegar al tesoro de poder sentirte al mando de tu vida.

O bien, puedes optar por escarbar al azar por todo el mapa a ver si tienes la suerte de encontrar tu tesoro. Y que la suerte vaya decidiendo por ti.

TÚ DECIDES.

Solo me queda desearte mucha determinación y ¡buena suerte!


Hasta aquí mi aportación para ti en el día de hoy. Espero que te haya sido de utilidad y hayas podido esclarecer alguna duda.

Si me lo permites, me gustaría preguntarte unas cositas:

¿Has averiguado cómo has llegado a desarrollar la ansiedad que sientes, si es que es tu caso?

¿Deseas conocerte más a ti mismo o a ti misma y sentir que estás al mando de tu vida?

¿Crees que la gestión de tus emociones es una pieza clave para ti?

Si te apetece, puedes dejarme tu respuestas en los comentarios. Me encantaría leer lo que tienes que decir.

Y si te ha gustado el artículo  o piensas que puede serle de utilidad a alguien, te animo a compartirlo.

¡Un fuerte abrazo! 😅

 

12 comentarios en “Qué tienen en común la alta sensibilidad, el agotamiento y la ansiedad

  1. Muy interesante, curiosamente yo he descubierto que era PAS a raiz de que se me.diagnosticara un cuadro de ansiedad y depresión. Gracias por el artículo.

    • Hola Mary Sol, suele ocurrir muy a menudo, tal y como te ha ocurrido a ti.

      Muchas PAS se dan cuenta de que lo son porque reconocen que durante toda su vida han sentido y experimentado la vida con más intensidad, independientemente de cómo fuesen los acontecimientos que le rodeasen.

      Espero que pronto puedas recuperar tu equilibrio emocional y salgas de esos episodios de ansiedad y depresión para que puedas sacarle el máximo provecho a tu alta sensibilidad.

      Un fuerte abrazo y muchos ánimos.

  2. Hola David! siempre me llegan tus correos pero en realidad, nunca me había sentado a leer alguno por la falta de tiempo y la vida tan a la carrera que llevo. Pero el día de hoy decidí no ir a trabajar y ponerme a avanzar algunas tareas que tengo pendientes, entonces al entrar a mi e-mail vi tu correo y me llamo la atención. Al comenzar al leer tu artículo me dí cuenta que tienes toda la razón, que vivimos en un mundo lleno de competencias, donde si no cumplimos con ciertas tareas o estandares nos quedamos fuera. Justamente así me siento yo en estos momentos, y es complicado porque cuando no tenía tareas o actividades que hacer me sentí vacía, sentía que no estaba haciendo nada para que estar de ociosa. Y ahora que mi vida esta llena de actividades comienzo a saturarme y actuó por inercia y por no querer quedarme atrás.

    Me gusto mucho este párrafo que pusiste “A este ritmo, un día el cuerpo te parará. Te hablará primero haciéndote sentir cansado, haciéndote sentir que tu vida no tiene sentido, haciéndote dudar de si realmente te gusta a lo que te estás dedicando”. Porque hace dos años así me sentí, incluso ese periodo de depresión, ansiedad y bajo autoestima me duró hasta el año pasado, y logre salir de eso gracias a un libro que recomiendo mucho, se llama “El Poder de los Introvertidos”, también me ayudo mucho darme cuenta que soy PAS y no un bicho raro, y leer un resumen del libro “El Don de la Alta Sensibilidad”, me sirvieron porque me ayudaron a darme cuenta que soy de igual de importante que los demás y por lo tanto mi autoestima debe estar alto, al tener el mismo valor que los demás, en cuanto a la depresión y la ansiedad a veces me dan crisis pero trato de ignorarlas.

    Saludo!

    • Hola Liliana, un gusto saludarte.

      Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo y te hayas sentido identificada. Vivimos en un mundo que parece que nos hace ir más rápido de lo que realmente podemos y al final nos pasa factura.

      No he leído el libro que mencionas, le echaré un vistazo por si me puede ayudar a mí y a las persona que me siguen.

      Me ha gustado mucho tus palabras al expresar que eres igual de importante que los demás. Es muy positivo que nos empoderemos y nos veamos a nosotros mismos como lo que somos, personas normales y con igual valía que cualquier otra.

      Te envío un fuerte abrazo y gracias por dejar un mensaje.

  3. Toda la descripcion que haces al principio hacerca de la ansiedad que te proboco sacar tu permiso de conducir; lo experimente yo, es mas, lo intente tres veces y no pude y a veces manejo solo y nada me pasa . Este año lo volvere ha intentar. No he llegado al punto del miedo todabia y no quiero llegar. Tus articulos son de gran ayuda. Gracias mil ☺

    • Hola Jorge,

      Por si te sirve consuelo, la ansiedad me hizo suspender y tuve que intentarlo otra vez. Lo bueno es que si te lo tomas como “una prueba” para entrenar tu autocontrol, al final te sirve de motivación para superarla antes. Sería algo así como ir al gimnasio de las emociones para entrenar el autocontrol.

      Te deseo lo mejor y mucha suerte cuando te examines. Ya nos contarás cómo ha ido la prueba.

      Un fuerte abrazo y ¡a por todas!!

  4. Hola David
    Gracias por tus mails.
    En mi caso comencé con la ansiedad antes de saber que era Pas.
    Para cuando descubrí que lo era,muchos años después,ya tenía un cuadro de agorafobia severo que me mantuvo en casa por casi un año entero.
    Han sido muchas las consecuencias físicas que todo esté estrés mantenido en el tiempo me han traído, pero ahora ya sé oír las señales e intento parar y tomarme mi tiempo sin importarme la opinión de los demás.
    Actualmente sigo luchando por saber cómo gestionar mis emociones actuales y sanar las pasadas. Después de 50 años,conocer mi rasgo,ha sido todo un regalo y un descanso para mí mente.

    • Hola Shaarie,

      Es verdad, es una pena que hasta hace relativamente pocos años no hemos sabido acerca de la alta sensibilidad y, al igual que te ha ocurrido a ti, muchas personas han tenido que sufrir los efectos negativos de no saber cómo gestionar bien nuestra emocionalidad PAS.

      La buena noticia es que, a pesar de lo mal que lo has pasado, ahora puedes comprenderte un poco más y cuidarte tal y como describes. Es muy importante que sepas oír las señales de tu cuerpo y darle la prioridad que éstas reclaman. El cuerpo es sabio y nos habla constantemente.

      Y una cosita más, te doy la enhorabuena por darte tu tiempo cuando lo necesitas sin importarte lo que opinen los demás. Esto es muy importante para tu equilibrio personal y para poner límites.

      Te envío un fuerte abrazo y te agradezco mucho que hayas dejado un comentario.

Deja un comentario

Share This