Qué es el Mindfulness y cómo te puede cambiar la vida

La educación que hemos recibido dentro de nuestra cultura, nos ha enseñado a darle mucho valor a la actividad mental y a cómo activar nuestros pensamientos para resolver problemas, pero nunca nos han enseñado a parar el mecanismo mental una vez que éste se activa.

Mindfulness se presenta como una práctica eficaz para detener la actividad mental y disfrutar del momento presente.

Vamos a adentrarnos en un tema apasionante que te puede cambiar la vida, o mejor dicho, la perspectiva que tienes para afrontar tu propia vida.

Puede ser que tras este artículo le veas más sentido a tu existencia y sientas un despertar que cambie tu visión acerca de ti, de los demás y del mundo que te rodea.

¿Te atreves a descubrir una nueva dimensión de ti mismo que te permita disfrutar más de la vida?

Tranquilo, no te estoy vendiendo una nueva religión ni nada que no esté avalado por los últimos avances de la neurociencia.

Quédate conmigo y acomódate, que este artículo se presenta interesante.

 

1. Qué es el Mindfulness

Mindfulness significa atención plena o plena consciencia, si lo traducimos de su término en inglés. Pero también deriva de la palabra india Sati, que significa conciencia, atención y recuerdo.

Es una práctica que tiene un vínculo muy estrecho con la meditación aunque no es exactamente lo mismo, como vamos a ver más adelante.

Y más que una práctica, mindfulness es una experiencia porque cuando la estás practicando te reconoces en ella y no te cabe duda de que la estás practicando.

En la práctica lo que experimentas es una conexión muy estrecha contigo mismo, con tu cuerpo, con tu mente y con tus emociones. Es por ello que se torna una práctica imprescindible si quieres gestionar correctamente tus pensamientos y emociones.

Al practicar mindfulness te ves a ti mismo desde otra perspectiva, como si fueras un observador que ve todo cuanto acontece en ti y en tu entorno, de modo que te haces más consciente de lo que sientes, piensas y actúas.

Esto te dará mayor capacidad para alinear tus pensamientos y sentimientos con cualquier propósito que tengas en la vida.

Aparte de esto, los beneficios a nivel neurológico son espectaculares tal y como dicen los últimos avances en neurociencia.

1.1 Origen del Mindfulness hasta nuestros días

Hay mucha controversia respecto al origen del Mindfulness porque realmente se trata de una experiencia y, como tal, no tiene un origen en sí mismo: cualquier ser humano en algún momento de su vida ha experimentado las sensaciones que se derivan de esta práctica.

No obstante, la mayoría de las fuentes bibliográficas que tratan de explicar su origen se remontan a las prácticas budistas sobre meditación, concretamente a la meditación Vipassana. En este sentido también se puede decir que Mindfulness incluye prácticas de la meditación Zen.

Hay datos que atribuyen dicho término al monje budista vietnamita Tich Naht Hanh, quien en 1975 lo utiliza por primera vez en su libro El milagro de minfulness.

A partir de entonces se divulga el mindfulness hasta adquirir un fuerte impacto en el mundo occidental. En los años posteriores se expande su desarrollo y concretamente en el año 2002 comienza un especial interés por investigar sus efectos a nivel científico, lo cuál llevó a incluir el Mindfulness dentro de los procesos psicoterapéuticos.

Uf, no veas que rollo te estoy contando, ¿no?… pero es que tengo que demostrar que me he estudiado el tema de Mindfulness que se estudia en la carrera de Psicología. No vaya a ser que tú seas uno de mis profes…

Sí, es curioso, no sabes lo feliz que me hizo saber que en la universidad se menciona y considera a la meditación como un aspecto a tener en cuenta dentro un proceso terapéutico.

Quedaron atrás los tiempos en los que te miraban mal porque practicabas meditación y en los que te tachaban de que habías cambiado de religión repentinamente porque “te habían comido el coco”. 😄

Lejos de esto, hoy día tenemos a mano una herramienta que antes solo se vinculaba a otras culturas y, gracias a la apertura mental de los científicos de nuestra era, podemos hacer uso de esta práctica que otorga tantos beneficios a nivel mental y emocional.

1.2 En qué se parece el Mindfulness a la meditación

Aunque ambos términos se utilizan indistintamente cuando se habla sobre todo de mindfulness, existe una diferencia entre ambos.

Si lees un artículo o un libro sobre meditación te darás cuenta de que ni siquiera menciona al mindfulness. Sin embargo, cuando tienes a mano información sobre mindfulness te darás cuenta de que lo consideran como una práctica parecida o igual a la meditación.

Mindfulness es una actitud: la atención plena, y los ejercicios de mindfulness tienen el objetivo de mantener la consciencia en aquello que estemos realizando, pero sigue siendo una actitud, un estado natural del ser humano que se perdió a principios de la era moderna en la que nos dedicamos a partirnos las espaldas en el trabajo.

Mindfulness no es algo nuevo. Obviamente el término sí. Es un estado de consciencia y, como tal, no puede ser inventado, sino que existe como estado que puede adquirir cualquier persona.

La meditación incluye el estado mindfulness, porque al meditar se necesita mantener la atención plena en el momento presente. Es por esto por lo que se confunde y a veces se trata por igual.

Se podría decir que para una persona que quiera iniciarse en la práctica de meditación debe de empezar por realizar técnicas de concentración y de atención que, en definitiva, es lo que se conoce como mindfulness.

Es por esto por lo que la meditación lo integra.

Pero te puedo garantizar que, para los que llevamos más de 20 años practicando meditación, la experiencia interna que se obtiene en la práctica va mucho más allá… pero mucho más allá… y me cuesta trabajo dejar de escribir sobre la meditación porque si empiezo no acabo… y estamos hablando de mindfulness.

No obstante, la práctica del mindfulness te lleva de forma natural a experimentar la meditación a medida que se avanza en la práctica. Debido a ésto, ambos términos empiezan a solaparse y a utilizarse como si fueran iguales.

Quería dejar esto claro porque es muy posible que no encuentres esta explicación fácilmente en ningún libro, pero es así. Si empiezas a practicar, tú mismo te darás cuenta.

También ocurre que los científicos que han demostrado la eficacia del mindfulness van a mantener esta denominación, aún cuando el avance en su práctica les proporcione vivencias más místicas profundas, propias de la meditación.

Simplemente es más sencillo que se mantenga el concepto de mindfulness en nuestra cultura occidental, ya que se viene integrando en nuestra sociedad gracias a la eficacia demostrada en el ámbito científico.

Aun así, da igual. Lo importante es que se practique y ya está… Mi interés es que puedas hacer uso de esta herramienta y la disfrutes, que te encuentres contigo mismo y que te impulse en tu desarrollo personal. Eso es lo que realmente importa.

Así que vamos a permitirnos hablar del mindfulness como si fuera la meditación y viceversa, ¿ok? Tan solo para hacernos entender…

2. Cómo el Mindfulness puede cambiarte

2.1 Cambios en tu cerebro

Los estudios científicos que se han llevado a cabo durante los últimos años han demostrado la eficacia de la meditación, no solo en el estado anímico y conductual de las personas en un determinado momento, sino también en forma de cambios permanentes en la estructura del propio cerebro.

Esto se debe a que el cerebro es plástico. Significa que, a medida que experimentas tu vida, las neuronas cambian la forma en que se conectan entre sí en función de si ejecutamos comportamientos repetidos o no.

Por ejemplo, si decides aprender a tocar un instrumento musical, la parte de tu cerebro implicado en esta actividad irá cambiando a medida que vas avanzando en el aprendizaje. Son las neuronas de tu cerebro las que producen este cambio.

Si pasado un tiempo te hiciesen un escáner cerebral, podríamos ver realmente los cambios realizados. A esto se le llama neuroplasticidad cerebral.

Al practicar mindfulness ocurre exactamente lo mismo y el beneficio que obtienes de la práctica está determinado por las áreas cerebrales que se van activando o desactivando.

Para entenderlo un poquito mejor quiero mencionar a la Dra. Sara Lazar, neurocientífica de la Universidad de Harvard, quien hizo una serie de experimentos muy esclarecedores sobre la práctica de la meditación y los cambios que produce en el cerebro. Concretamente en:

La corteza sensorial: región involucrada en las observación de las sensaciones físicas.

La corteza frontal: zona dedicada a la memoria funcional y la toma de decisiones.

Hipocampo: juega un papel muy importante en el aprendizaje, la memoria y la regulación de la emociones.

Región temporoparietal: involucrada en la perspectiva, la empatía y la compasión.

Amígdala cerebral: área dedicada a la regulación de las emociones, especialmente las basadas en el miedo.

Te muestro aquí un vídeo donde te explica los resultados de varios de sus experimentos (no te olvides de activar los subtítulos):

 

Interesante, ¿verdad?

Especialmente me ha llamado la atención cuando explica que la meditación puede frenar el deterioro natural que se produce con la edad en determinadas regiones de nuestro cerebro.

Si todavía quieres más datos sobre la investigación científica en el área de la meditación, te dejo aquí un estudio muy completo de la  Dra. Wendy Hasenkamp sobre el Efecto de la meditación sobre la conectividad funcional de las redes neuronales (no te asustes, está en inglés).

¿No te pica el gusanillo para empezar ya a practicar?

¿Sí?

Bueno… vamos paso a paso…

2.2 Cambios en la percepción que tienes de ti

Me gustaría empezar este apartado haciéndote varias preguntas y que siguieras los pasos que te voy a indicar:

¿Eres consciente ahora mismo de tu cuerpo?

Observa por un momento tu cuerpo, tu postura. No es necesario que lo mires con tus ojos, solo percibe cómo se siente tu cuerpo: si está cómodo, si le presiona la ropa que lleva puesta, si hay alguna parte que esté llamando más la atención que otra, si respira libremente…

Eso. Detente en tu respiración mientras sigues leyendo. Observa tu respiración mientras lees. No te estoy pidiendo que fuerces la respiración sino que la observes esté como esté.

Inhalas…

Exhalas…

Inhalas de nuevo…. (no pases a la siguiente línea hasta que termines)

Exhalas…

Y mientras tanto sigues leyendo…

Puedes ser consciente de tu respiración mientras lees, mientras observas tu cuerpo.

Sigue en ello:

Inhalas…

Exhalas…

Toma conciencia de que estás leyendo a la vez que estás respirando.

Inhalas…

Exhalas…

Sigue observando el ritmo respiratorio y toma conciencia:

¿Dónde están tus pensamientos?

No te estoy diciendo que pienses, solo que observes lo que ocurre en tu mente.

¿Están tus pensamientos en el momento presente?

Sigue observando tu respiración… a la vez que observas…

¿Observas como tus pensamientos están ocupados en este momento y no en otro momento?

¿Te da cuenta que durante este tiempo has estado consciente de lo que ocurría dentro de tu cuerpo a la vez de estar leyendo?

¿Lo has hecho tal y como te indico?

¿Sí?

¡Bienvenido al mundo del mindfulness! 😁

De eso se trata, de que lo experimentes. Más que de lo que yo te diga, se trata de que lo vivas en primera persona.

Si te ha costado o no lo has conseguido, no te preocupes. Solo ha sido una pequeña muestra para entrar en contacto. Inténtalo de nuevo o hazlo en otro momento. Como vas a ver, la práctica de mindfulness no suele ser tan corta, ni mucho menos…

Lo importante de esta pequeña práctica es que ahora, sí, ahora, te sirva para contestar las siguientes preguntas:

¿Dónde estaban todos tus problemas y preocupaciones?

¿En qué lugar quedaron tus proyectos y  tareas pendientes?

Como podrás observar, cuando has estado anclado en el momento presente nada externo ha cambiado puesto que todavía tendrás que realizar las mismas tareas. Tampoco ha cambiado el pasado, todo sigue igual.

En cambio, ha cambiado algo en ti cuando hacías la práctica: tu percepción en el momento presente. No en el pasado; no en el futuro.

Si hubiésemos continuado un poquito más te hubieras dado cuenta de más cosas que están ocurriendo dentro de ti, desde tus emociones hasta los pensamientos más invasivos que de vez en cuando te abordan.

Pero no hubiese pasado nada, porque lo habrías estado observando desde la misma perspectiva desde la que observabas tu respiración.

De esto trata el mindfulness, de anclarse al momento presente, porque es el único instante en el que podemos realmente vivir la vida en toda su plenitud.

Mindulness te permite vivir cada momento desde una perspectiva diferente a la habitual, desde la que los pensamientos y sentimientos se perciben como algo más y no como un peso que determina tu estado anímico o tu equilibrio mental.

Y este estado, a su vez, te va a permitir gestionar mejor tus pensamientos porque, desde la Paz que alcanzas en este estado, te es más fácil discernir si un pensamiento es oportuno o no en ese momento.

Es decir, el contacto con el momento presente adquiere tanto valor, que toda la atención se vuelca en lo que es importante en ese instante, que es mantener la corriente de la conciencia en ese momento.

Ocurre lo mismo con las emociones. Cuando practicas mindfulness puedes gestionar mejor tus emociones. No solo porque la práctica en sí reestructura las conexiones neuronales, sino porque desde el estado de conciencia adquirido eliges dejarte invadir o no por un estado emocional.

No es que te vuelvas insensible. Para nada. Sigues siendo sensible porque experimentas las emociones, pero es solo desde la conciencia del momento presente desde dónde vas a poder elegir el estado emocional que te conviene en cada momento.

¿Te estás dando cuenta de lo que estamos hablando?

Estamos hablando de cómo a través de esta práctica puedes dirigir el rumbo de tu propia vida, y no dejar que tus pensamientos ni tus sentimientos lo hagan por ti.

Tienes ante ti, por tanto, un herramienta muy poderosa para transformar tu vida en una experiencia con sentido.

2.3 Beneficios terapéuticos

Si hablas con cualquier persona que practica mindfulness te podrá contar lo bien que se siente y los beneficios que le aporta en su vida. Lo más posible es que te recomiende encarecidamente que lo practiques cuanto antes. Y yo no iba a ser menos…

Quiero mostrarte ahora algunos de los resultados obtenidos en los últimos avances en neurociencia y sus beneficios en ámbito terapéutico.

Se ha comprobado que la práctica continuada de mindfulness:

– Disminuye la ansiedad y los trastornos obsesivos-compulsivos.

-Previene las recaídas en la depresión y en la adicción de drogas.

– Incrementa de forma natural la empatía y la compasión hacia uno mismo y los demás.

– Mejora la calidad de vida de las personas, incluso cuando éstas padecen de dolencias crónicas vinculadas al estrés.

– Incrementa sistema inmune cuando el sujeto es encuentra bajo estrés.

– Aumenta el bienestar psicológico y la sensación de felicidad en general.

– Mejora la capacidad de sobreponerse ante los obstáculos y encontrar alternativas para superarlos (resiliencia).

– Mejora la capacidad cerebral de procesamiento bajo estrés.

– Reduce el dolor crónico.

– Ayuda con los desordenes de alimentación.

– Mejora el descanso y reduce los problemas causados por el insomnio.

– …

Genial, ¿vedad?

Sigamos.

3. Campos de aplicación

3.1 En tu día a día

Estamos acostumbrados a ver imágenes de meditadores vestidos con un atuendo especial, sentado con las piernas cruzadas en un ambiente cálido y con una vela encendida. Por cierto, no debe de faltar un poco de música con sonidos de la naturaleza y un poco de incienso NagChampa.

Lejos de esto, puedes practicar mindfulness a cualquier hora del día, estés haciendo lo que estés haciendo, estés solo o acompañado, estés trabajando o sentado en sofá viendo Big Bang Theory. No hay límites en este sentido.

¿Por qué? Porque mindfulness es una actitud y no una actividad restringida a horarios, lugares concretos o situaciones específicas.

Claro está que si favoreces un clima de interiorización, quizás te sea más fácil mantener la atención en el momento presente. No obstante, practicar en cualquier circunstancia y lugar te va a permitir entrenarte y desarrollar más la concentración.

Dicho esto, puedes practicar mindfulness cuando quieras, cuando lo necesites, cuando te acuerdes… no importa a lo que te dediques ni tampoco si tienes o no estudios universitarios, nada. No hace falta más que ganas y hacerlo ahora.

– ¿Ahora?

¡Claro! Ahora mismo, si quieres.

¿Estás haciendo mindfulness?

No hay excusas de “ahora no puedo porque estoy haciendo esto o lo otro”. Según parece, estás leyendo este artículo. Nada te impide practicarlo ahora. De hecho, seguro que te vendría bien para pararte y tomar consciencia de ti.

Puedes hacerlo perfectamente. Como lo hicimos antes, un poco más arriba.

¡Venga anímate! Disfruta leyendo mientras conectas contigo mismo. Disfruta del placer del momento presente. No lo dejes para luego. Ese tal luego todavía no existe. Solo existe este momento.

Recuerda:

Inhala… (no pases a la otra línea hasta que termines de inhalar)

Exhala…

Sigue el ciclo respiratorio mientras lees. Ve poco a poco situándote en este instante. Atenúa cualquier sensación de tener prisa por acabar…

3.2 En tus procesos de coaching y psicología

La práctica de mindfulness se está expandiendo tanto que es fácil encontrar terapeutas, coaches y psicólogos que hablen de él en algún momento.

Está claro que cualquier persona que quiera alcanzar un objetivo concreto, se encontrará con sus propias limitaciones y obstáculos personales y profesionales.

Mindfulness se torna especialmente adecuado para tomar distancia con nuestras creencias limitantes y obstáculos mentales que impiden el progreso hacia nuestras metas. Y como no, para aprender a gestionar bien nuestros pensamientos y sentimientos.

Por esto, cada vez encontramos a más profesionales que no solo lo practican para ellos mismos, sino que en las sesiones con sus clientes hacen uso de la práctica de mindfulness para obtener mejores resultados.

Así que no te sorprenda si en algún momento vas a una sesión de psicología y te hacen tomar consciencia de tu respiración, o entras en algún programa de coaching y tu coach te guía en una práctica de mindfulness para que veas con distancia tus obstáculos mentales.

De hecho, yo soy un ejemplo vivo de esto. En mis sesiones de coaching invito continuamente a mis clientes a tomar conciencia del momento presente.

¿Que todavía no has estado en una sesión conmigo?

Uy uy uy, no sabes lo que te pierdes… 😉

Por cierto, ¿sabes que también doy sesiones por Skype?

4. Mindfulness en la práctica Psicológica

Desde que el mindfulness empezó a integrarse en la comunidad científica, se viene aplicando programas de intervención para tratar diferentes problemas a nivel psicológico. De entre los más conocidos están:

Programa de reducción de estrés basado en Mindfulness

Programa de terapia cognitiva basado en Mindfulness

Programa basado en Mindfulness para la prevención de recaídas

Sin duda alguna el programa más conocido y con más difusión a día de hoy en nuestro país es el desarrollado por Jon Kabat-Zinn para la reducción del estrés con Mindfulness (conocido por sus siglas en inglés MBRS).

Jon Kabat-Zinn  se considera la figura más relevante del empleo de mindfulness en Occidente y es a él a quien le debemos gran parte de su difusión. Hoy día puedes encontrar muchos de sus libros traducidos en español. Más abajo te recomendaré alguno de ellos.

Para dejarte con la boca abierta y con muchas ganas de que empieces desde hoy mismo a practicar mindfulness, quiero mostrarte una conferencia que Jon  Kabat-Zinn dio en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.

Es un poco larga pero puedes verla en varias sesiones. No tiene desperdicio y te va a encantar. Se incluye una práctica en vivo que vas a poder realizar con Jon.

Darle las gracias a Nirakara Mindfulness Institute por la grabación y difusión de este evento a través de su canal de You Tube.

Deseo que lo disfrutes tanto como yo cuando lo vi por primera vez:

 

5. Libros recomendados de Mindfulness

Hoy día hay muchos libros que tratan sobre esta disciplina. De entre todos ellos, os recomiendo éstos que vienen a continuación y que, por supuesto,  he leído con mucha atención y esmero.

Son todos muy valiosos por su contenido. Algunos incluyen más prácticas que otros pero puedes elegir el que más necesites en este momento. Si tienes alguna duda sobre cuál elegir dímelo en los comentarios y te aconsejo sobre tu caso en particular.

  • Para introducirse en la materia te recomiendo:

El milagro de mindfulness

Libro recomendado el milagro de mindfulness

Obtener AQUÍ

Mindfulness para principiantes

Libro recomendado mindfulness para principiantes

Obtener AQUÍ

 

  • Para practicar desde el primer momento:

El manual del mindfulness

Libro recomendado el manual de mindfulness

Obtener AQUÍ

Mindfulness eficaz

Libro recomendado mindfulness eficaz

Obtener AQUÍ

 

  • Para que tus hijos o tus familiares más pequeños puedan beneficiarse de los efectos de esta práctica:

Tranquilos y atentos como una rana

Libro recomendado de mindfulness para niños

Obtener AQUÍ

 

  • Si eres del ámbito sanitario, psicólogo, coach o terapeuta, no deberías perderte estos dos libros que pueden darle mucho más valor a las  sesiones con tus clientes:

Mindfulness y psicoterapia

Libro recomendado mindfulness y psicoterapia

Obtener AQUÍ

Sentarse juntos

Libro recomendado sentarse juntos

Obtener AQUÍ


Aunque este post ha sido una introducción sobre mindfulness, creo que tiene los contenidos suficientes para que puedas practicar hoy mismo. Solo con el vídeo de Jon Kabt-Zinn ya puedes empezar.

Se podría comentar muchas más cosas acerca del mindfulness pero lo importante es practicar, porque así te beneficiarás inmediatemente de sus efectos.

Espero que te haya gustado este post y que saques provecho de él.

Y como siempre te digo: “ahora te toca a ti”.

¿Conocías el mindfulness o es la primera vez que oyes hablar de él?

¿Practicas meditación o la has practicado alguna vez?

¿Qué dificultades encuentras a la hora de practicar la atención plena?

Déjame tu respuesta en los comentarios y así podré conocerte un poquito más. Me interesa mucho tu opinión. Si me haces ver que este contenido te gusta me sentiré más animado a profundizar sobre este tema en concreto.

6 comentarios en “Qué es el Mindfulness y cómo te puede cambiar la vida

  1. Hola David!

    Menuda Biblia del mindfulness que te has sacado! Felicidades por el post 😀

    Respecto a las preguntas que planteas, yo te voy a responder a la tercera, y es que me cuesta mucho practicar la atención plena.

    Hace un tiempo intenté iniciarme por mi cuenta en la meditación, pero la verdad es que no conseguía mantener el foco, y enseguida el cerebro se me dispersa y empezaba a pensar en otras cosas. Y de verdad que lo intenté jejeje.

    En mi caso creo que lo debo al estrés. Siempre tengo mil cosas por hacer y me cuesta desconectar la mente incluso cuando he terminado de trabajar. También tiene cierta culpa que lo que hago en mi trabajo me gusta, así que en realidad me gusta pensar en esas cosas, pero eso hace que me cueste desconectar.

    Ya ves, es como la pescadilla que se muerde la cola jejeje.

    Los que me ayuda a mí mucho a desconectar es el deporte, y sobre todo salir a correr. Cuando salgo a correr sí que tengo atención plena en lo que hago, e incluso si quiero pensar sobre algo, en seguida la mente se me queda en blanco y solo me dedico a correr. ¿Crees que podría tener algo que ver el deporte con el mindfulness, o que podría ayudar de alguna manera?

    Un abrazo!

    • Hola Borja, ¡qué lujo tenerte por aquí!

      Es cierto lo que comentas, cuando nos gusta mucho algo, es más difícil desconectarse de ello. Ocurre lo mismo cuando algo nos preocupa. Ambas situaciones generan una emoción que, de alguna forma, nos atrapa y es en ese estado cuando puede ser que la práctica de mindfulness se vea un poco más costosa. Esto es debido a que esa emoción (contento, preocupación…) activa una serie de pensamientos de forma automática y lo que experimentamos es un flujo constante de ideas que nos impiden desconectar. Por eso es tan importante el mindfulness, para ser libres en nuestras elecciones mentales.

      Tal y como comentas, el deporte ayuda a mantener ese estado de atención plena, en este caso en la conciencia psicomotora. Si no estuvieras consciente cuando sales a correr, estarías en riesgo de tropezarte, perder el equilibrio o caerte. Lo mismo ocurre cuando se practica cualquier otro deporte. En el caso que comentas es una buena práctica que te está ayudando a desconectarte. Y si quisieras ir más allá y no depender de salir a correr, el reto sería practicar mindfulness y tratar de obtener los mismos resultados a nivel mental.

      Concretando, los beneficios a largo plazo que se obtiene a través de la práctica de mindfulness puede potenciar la práctica de cualquier deporte que hagas, debido a los cambios en el cerebro que se genera con la práctica continuada, tal y como se refleja en ese artículo. El deporte en sí mismo trabaja a otros niveles pero no tanto a nivel cerebral como el mindfulness. He aquí la diferencia y la relación.

      Te animo a que sigas practicando mindfulness y compartas tus descubrimientos. Estaré encantado de ayudarte en lo que necesites.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo crack!

  2. He realizado el ejercicio mientras leía y realmente me ha funcionado. He tomado conciencia de la tensión de los músculos de mi cuello.
    Conocía la práctica de meditación y el mindfunlees. Sin embargo, me falta constancia. Y ese es otro tema a explorar.

    Muchas gracias David.
    P.D: TODOS LOS DOMIGOS ESPERO CON ENTUSIASMO TU POST

    • Hola de nuevo Ana Mª.

      ¡Qué bueno lo que me comentas! Me alegro mucho de que te haya funcionado el ejercicio. En realidad es un ejercicio muy sencillo, pero te sirve para tomar un poco de contacto con el momento presente. Si te ha servido eso quiere decir muchas cosas, entre ellas que tienes facilidades para tomar contacto contigo misma y mantener un estado de observación bueno para desapegarte de tu mente y de tus emociones. ¡Buen trabajo!

      La constancia… una cualidad muy necesaria para profundizar en cualquier cosa que te propongas. Muy interesante para exprimirlo en un artículo futuro. Tomo nota

      Me alegra saber que te gustan mis posts.

      Un abrazo

  3. ANTES DE NADA , FELICITARTE POR TU TRABAJO EN ESTOS TEMAS, ALTAMENTE INTERESANTE Y DE UTILIDAD EN EL APRENDIZAJE DE TOMAR CONSCIENCIA DE UNO MISMO.

    RESPECTO A LAS PREGUNTAS QUE PLANTEAS SOBRE EL MINDFULNESS ; TE DIRÉ QUE SI LO CONOCÍA AUNQUE REALMENTE NO SABIA COMO PRACTICARLO.

    RESPECTO A LA MEDITACIÓN NUNCA LE HE PRACTICADO Y ESTO ENLAZA CON LA 3ª PREGUNTA QUE HACES ; ENCUENTRO GRAN DIFICULTAD EN TOMAR CONSCIENCIA DEL MOMENTO PRESENTE , PUES LOS PENSAMIENTOS VIENEN Y VIENEN Y VUELVEN A VENIR. SE QUE ESTO ES NORMAL Y QUE FORMA PARTE DEL PROCESO DE APRENDIZAJE; QUE GRACIAS A TUS ENSEÑANZAS , COMO HILO CONDUCTOR , DESEO CONSEGUIR.
    ASÍ QUE PRACTICARE Y PRACTICARE HASTA EL INFINITO.
    MUCHAS GRACIAS .

    • ¡Hola Maria Dolores!

      Gracias por los ánimos que me das. Viniendo de una profesional como tú, es un auténtico lujo.

      Me alegra que este post te haya introducido en la práctica de mindfulness.

      Respecto a los pensamientos que vuelven de forma insistente, lo ideal es observarlos y no luchar contra ellos. La mente tiene la cualidad de mantener una atención selectiva, en la cual podemos alternar el foco atencional rápidamente hacia lo que nos interesa. Si aparece un pensamiento no deseado, simplemente lo observamos y volvemos a enfocarnos hacia el objeto de meditación. Puede ser que al principio cueste un poco y produzca mucho cansancio, por lo que se recomienda empezar practicando poco tiempo, por ejemplo, dedicando solo 10 minutos. A medida que vas avanzado en la práctica puedes ir incrementando el tiempo. Pero todo poco a poco y con mucha paciencia y constancia.
      Mindfulness nos enseña que se puede estar en el momento presente aún cuando estemos pensando. La clave está en que seas consciente de tus pensamientos y de hacer una selección de los pensamientos que te interesen en el momento presente.
      Te animo a que sigas practicando y observando tu mente. Practicar mindfulness es más sencillo de lo que parece inicialmente.
      Si te apetece, puedes ir comentándome los avances que vayas teniendo en la práctica.

      Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Share This