4 técnicas mentales que impedirán que te desbordes cuando no puedes más

Este artículo es un post de invitado realizado por Yaiza Leal, de yaizaleal.com. Recibamos con la mente abierta todo lo que viene a decirnos.


¿Has tenido alguna vez la sensación de que vas a explotar?

¿Cómo si ya no te cupiera ni un pelín más de tensión porque si no vas a derrumbarte?

Esto quiere decir que no estás gestionando la situación y/o las emociones tal y como realmente te gustaría. 😭

Algo que a menudo también puede crear irritación.

 

1. ¿Qué hacer cuando no puedes más?

Cuando has alcanzado un punto en el que te sientes desbordado y ya no puedes más, lo primero que puedes hacer es tomar conciencia de ello.

Ya has llegado hasta aquí, y ahora es un buen momento para prevenir a toda cosa ese estado.

Cada vez que tienes esas sensaciones tan desagradables, no es gratuito.

1.1 El estrés pasa factura

Cuando llegas a ese estado de tensión interna se desequilibran muchas cosas en tu interior.

Tu sistema nervioso se altera.

– Se potencia el riesgo a padecer ciertas enfermedades.

– Puede dolerte la cabeza o la barriga.

– Empiezas a generar y potenciar pensamientos negativos: “Estoy mal”, “No aguanto más”, “Siempre me pasan cosas”, “No sé si soy capaz de hacer esto.”

Los pensamientos negativos generan una mala imagen de ti (desde psicología lo llamamos auto-concepto). Y un mal auto-concepto genera…

– Una baja autoestima y como tal, pasas a funcionar muy por debajo de tus posibilidades.

Como conclusión, cada vez que vives situaciones de extrema tensión, pueden condicionarte a vivir tu vida de una manera pobre.

2. ¿Por qué las personas llegamos a estos estados tan elevados de estrés?

Antes de darte ningún consejo práctico, quiero que te entiendas mejor a ti mismo.

Entender la causa de tu sufrimiento te dará la llave para transformarlo Clic para tuitear

 

Arriba te he explicado gran parte de cómo funciona nuestra mente cuando estamos en situaciones de tensión. Sí, lo de cómo hacemos para empeorar el auto-concepto rápidamente y así muchas veces auto-castigarnos porque las cosas no salen como queremos.

Esto es parte del funcionamiento de la mente. Pero hay más factores.

2.1 Factores que inducen estados elevados de estrés

  • ¿Cómo han vivido tus padres las situaciones de estrés? Ellos son los primeros referentes, por lo que a no ser que cuando crezcamos busquemos nuevos recursos de afrontar el estrés, muchas veces nos sorprenderemos haciendo lo mismo que nuestros padres hicieron.
  • Tu personalidad. Dependiendo de si eres optimista, sociable o introvertido también te va a costar más o menos afrontar las distintas adversidades de la vida.
  • ¿Eres altamente sensible? Tengas la personalidad que tengas, si tienes la piel más fina vas a sentir antes cualquier cosa. Esto no significa que tengas que sufrir más, ya que también puedes aprovechar esta característica para protegerte, poner solución antes o probar de hacer las cosas a tu manera. Lo único que sí resalto es que notarás antes las señales, ¡así que aprovéchalo! Aquí tienes más información para saber si eres Altamente sensible (PAS).
  • Las condiciones externas. ¿Hay problemas de dinero o en el trabajo? ¿Cómo están tus relaciones con los demás? Cuando hay algo externo que nos afecta mucho, o si hay varias cosas que nos afectan a la vez, nuestras defensas bajan automáticamente.
  •  Una mala salud. Por supuesto que si estás padeciendo dolor o ciertos síntomas, tu estado de ánimo no es el mismo para afrontar las adversidades.

Estas condiciones pueden afectarte y potenciar el estrés, sin embargo, no estás indefenso delante de cualquier cosa que pueda pasarte.

Tú puedes hacer algo. Y voy a explicártelo ahora mismo.

3. Las 4 técnicas mentales

3.1 Aprende a equilibrar tu mente

Hemos hablado de lo que la mente hace cuando estamos en tensión y nos sentimos mal.

Lo que hace es empezar a deformar la realidad. Incluso literalmente nos deforma a nosotros mismos.

Recuerda el: “No voy a ser capaz.” “Siempre me pasan cosas.” “Soy desafortunado.”Etc, etc…

Así que el paso número uno es: No pienses mientras estás mal.

Y tal vez te preguntarás: ¿Una psicóloga me está diciendo que no piense?

¡Exacto! Porque si ahora mismo estás distorsionando la realidad o vas a mal-pensar de ti, de la situación y de los demás, es mucho mejor que no pienses nada.

Deformamos la interpretación de las cosas cuando estamos sobrepasados, tensos o estresados Clic para tuitear

 

Hasta que te calmes claro.

¿Y cómo calmarte?

Tenemos que pensar desde el equilibrio y la serenidad. Entonces sí que es momento de reflexionar y pensar de la mejor manera posible.

Puedes hacer cualquier cosa que tú ya sepas que te ayuda a relajarte en esos momentos. O también, si no lo conoces o no sabes cómo practicar mindfulness o meditación, aquí te dejo una guía para iniciarte.

3.2 Define lo que te pasa cómo un científico

Hemos comentado que sin querer deformamos la interpretación de las cosas cuando estamos sobrepasados, tensos o estresados.

Es por este motivo que, una vez que estamos tranquilos, es el momento idóneo de crear la mejor interpretación posible.

Y como para gustos colores, cada uno tiene y puede tener su propia interpretación. Sin embargo, siempre podemos procurar definir lo que nos pasa de la manera más científica posible.

Aquí va un ejemplo:

Una posible interpretación de un día de trabajo…

“Estoy asqueado del trabajo. Cada día me exprimen más sin valorar lo que hago. Encima el encargado se piensa que lo sabe todo, son unos cabrones. En fin, es lo que hay y tengo que aguantarme.”

Una definición científica…

“Me siento muy incómodo en el trabajo. Siento que nos presionan cada día más. Tampoco me gusta cómo me habla el encargado, creo que intenta sentirse superior y eso no me gusta. Voy porque necesito el dinero ahora mismo, pero tal vez debería mirar otras opciones.”

En realidad se está hablando de lo mismo, pero la manera es muy distinta. La segunda no es tan negativa, y tiene algo mucho mejor, acaba con un final abierto para cambiar esa situación.

No podemos solucionar un problema si ya lo definimos mal, así que aunque muchas veces te entren ganas de hablar mal, define lo que te pasa de la mejor manera posible.

3.3 Crea alternativas mejores

Ahora ya eres un técnico de tu problema. Has sabido identificarlo del mejor modo posible.

Ahora llega el momento crítico, resolverlo.

Para ello, antes de nada, debes preguntarte lo siguiente:

¿Hay algo que pueda hacer para vivir mejor esta situación?

Vamos a pensar en el ejemplo del trabajo. Tienes unas necesidades económicas que cubrir, pero esto no es un impedimento para que puedas buscar otro trabajo.

Igual tendrás que organizarte de un modo distinto, ver qué otras opciones económicas hay, otras ofertas de trabajo, o formarte en algo que te interese.

Según tus condiciones podrás hacerlo en un mes o en dos años, pero es mucho mejor que vayas al trabajo pensando en que te estás esforzando para vivir mejor, que por lo menos lo estás intentando, que pensar que no tienes otra salida que aguantar cosas que te parecen injustas.

Esta es la oportunidad que te ofrece Bien-Pensar, que no solo te ayuda a sentirte bien en el momento presente. Poco a poco va a ayudarte a construir un futuro mejor.

En otras ocasiones no hay cosas que podamos hacer porque no dependen de nosotros.

Cuando pasa esto es el momento de crear pensamientos adaptativos. OK. No puedes hacer nada, entonces, ¿Cómo puedes vivir esta situación del mejor modo posible?

Si por ejemplo te echan del trabajo, o por lo que sea decides de forma consciente que vas a seguir manteniendo este trabajo, entonces solo puedes hacer una cosa: enfocarlo del mejor modo posible.

Siguiendo con el ejemplo:

Es cierto que tal vez no me gustan ciertas tareas del trabajo, pero me gusta trabajar y ese sentimiento de autonomía que me aporta”.

 O “Mientras estoy en el trabajo puedo aprovechar para reflexionar, despejarme de asuntos personales o tener mejor relación con los compañeros.”

3.4 Potencia tu mejor respuesta

¿Ya has tomado tu decisión sobre cómo vas a gestionar a partir de ahora la situación?

Entonces es el momento de pasar a la acción.

Si hay algo que puedas hacer, empieza ya. Márcalo a fuego en tu agenda, tómate el tiempo que necesites para organizarlo y empieza a comentarlo con las personas que te rodean.

En el ejemplo:

Si has decidido cambiar de trabajo, entonces programa en tu agenda cuántos días a la semana y cuántas horas vas a dedicar a buscar ese nuevo empleo o formarte.          

Plantéate cuando vas a mirar ofertas, cuando vas enviar tu auto-candidatura a empresas que te interesen especialmente. O cuando vas a empezar a iniciar esa formación que tanto te interesa.  

Si vas a mantener tu trabajo:

Conciénciate de que vas a vivirlo del mejor modo posible a partir de ahora. No vas a permitirte sufrir más por un empleo. Piensa en cosas que te puedan ayudar a hacerlo más disfrutable.

4. Conclusión

A modo de resumen:

  • Recuerda que cada tensión y situación de estrés pasa factura.
  • Procura prevenir o compensar los factores que inducen estados elevados de estrés: la familia, tu personalidad, las condiciones externas y tu salud.
  • Si descubres que eres una persona altamente sensible: No te alarmes, el mundo necesita personas altamente sensibles.
  • Aprende a relajarte ante las situaciones de estrés. Ningún problema es motivo suficiente para sufrir, así que ante todo, equilibra tu mente para encontrar el mejor enfoque posible.
  • Define lo que te pasa del modo más objetivo posible. Esto te acercará a tu solución.
  • Crea alternativas mejores. Abre horizontes, haz lluvia de ideas, pregunta a otras personas qué harían en tu situación, pero nunca te quedes con lo primero que pienses cuando te sientas mal.
  • Decide la respuesta ganadora, aquel pensamiento que te ayuda a sentirte mejor y comprométete con él. Llévalo a la acción, si hay algo que puedas hacer, ¡adelante!

¿No hay nada que puedas hacer? Comenta a las personas la lección que sacas de ese reto que te he planteado.

Simplemente, procura crecer siempre. 😀


Foto de Yaiza para guest post

Acerca de la autora de este artículo: “Yaiza Leal”

Psicóloga clínica experta en crecimiento personal y mindfulness. Ayudo a personas a conocer mejor su mente para vivir una vida equilibrada, y lo más importante, ser feliz.
¿Dominas tu mente o ella a ti? Descúbrelo en yaizaleal.com

 

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL

PARA GESTIONAR TU ALTA SENSIBILIDAD?

David te invita a coaching

¿ QUIERES DESARROLLAR TU

Déjame ayudarte a conseguirlo

2 comentarios en “4 técnicas mentales que impedirán que te desbordes cuando no puedes más”

Deja un comentario

 INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE David G. Alcaraz  

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos:  Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en  info@davidgalcaraz.comInformación Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.

 

Dime a dónde te mando el acceso a la  Masterclass gratuita 

 

Finalidades: Envío de nuestro boletín comercial y de comunicaciones informativas y publicitarias sobre nuestros productos o servicios que sean de su interés, incluso por medios electrónicos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@davidgalcaraz.com. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE David G. Alcaraz

Personas altamente sensibles

¡No te olvides de tu regalo!

Descarga el TEST gratuito y descubre si eres una persona altamente sensible (PAS)

 

Finalidades: Envío de nuestro boletín comercial y de comunicaciones informativas y publicitarias sobre nuestros productos o servicios que sean de su interés, incluso por medios electrónicos. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@davidgalcaraz.com. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Política de Privacidad.

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE David G. Alcaraz

Test de Autoevaluación de Alta Sensibilidad

Escribe tus datos a continuación para enviarte el TEST:

Share This