Cómo hacer que Adán y Eva tengan envidia de tu relación de pareja

En esa época el tiempo corría de forma distinta. Os mirabais y os sobraban las palabras. Los minutos pasaban demasiado rápido y ya, para cuando os teníais que despedir, empezabas a sentir un desgarro y un sentimiento de frustración porque tendrías que esperar hasta el día siguiente para un nuevo reencuentro. Esas tardes eran mágicas. Todo se volvía mágico, la música que escuchabais juntos, los lugares en los que os escondíais para daros los primeros … Leer más